LAS BUENAS PRÁCTICAS DE BIOSEGURIDAD EN EL SECTOR DE AUTOPARTES

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Editorial
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Innegablemente, no existe un solo sector asociado o relacionado con la economía en cualquier parte del mundo, como es el caso del terciario, que no lo distinga su capacidad, habilidad y dinamismo para reaccionar casi de inmediato, cuando se suscitan situaciones que demanden ese necesario dominio de alteraciones, buenas o malas, ante la población consumidora, los suplidores de bienes y servicios y, por supuesto, las propias autoridades.

Es cierto, cuando se necesita la reacción y la exhortación a pronunciamientos, manifiestos y expresiones, de inmediato, se espera que el Comercio y los Servicios va a dar el primer paso y lo da.

Sin embargo, ante casos tan particularmente complicados y exigentes, como es el que viene viviendo la economía global, después que el mundo resultó impactado con la aparición del problema sanitario del Covid-19, en países como Venezuela el asunto no se circunscribe exclusivamente a lo que habrá qué hacer. Sino también cómo se tendrá qué hacer, a qué deberá recurrirse, y de qué manera podrá lograrse que, en casos tan particularmente exigentes, como es el del sector de autopartes, se logrará una respuesta cónsona con la participación, la reacción de los afiliados al sector organizado, y de qué manera actuar sin que eso se traduzca en efectos adversos contra los consumidores y las dependencias públicas.

Por supuesto, hablar de Venezuela y de autopartes, para el momento cuando al problema sanitario se le atribuye la calificación de pandemia desde la Organización Mundial de la Salud, es apelar a una obvia e inevitable referencia: que siendo Venezuela un país con una infraestructura industrial automotriz de primera, indistintamente del registro decadente de su producción, había que prepararse gremialmente para actuar. Pero, por otra parte, que a instituciones del rango empresarial de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes (Canidra), le correspondía asumir compromisos y acciones en consonancia con el hecho, las decisiones gubernamentales que se adoptaran, y activar a su afiliación en todo el territorio de la república venezolana.

Lo cierto es que, a pocos días de haberse iniciado el mes de agosto, y cuando a la población se le hace conocedora de que las autoridades avanzan en la implementación de nuevas flexibilizaciones, en un intento por mantener activa la economía, sin desatender la seria responsabilidad de hacerle frente al contagio sanitario, complace que Canidra insista en dinamizar la implementación de su propia Guía de Bioseguridad para facilitar la elaboración del protocolo con el fin de controlar el Covid-19 en empresas y establecimientos comerciales.

Para los comerciantes de autopartes, siempre liderados por su Cámara, hay que ser realmente ambiciosos en el desempeño de su atención permanente a los propietarios automotrices. Pero, de igual forma, en la manera como la bioseguridad también tiene que estar al servicio del personal de las empresas, como de aquellos responsables de cumplir con las entregas en las dependencias portuarias, y almacenes de importadores o de mayoristas.

Hay que contribuir con el cumplimiento de las buenas prácticas de bioseguridad en el sector de autopartes. Y lo que ha venido haciendo Canidra, obedece a ese propósito social, pero también al hecho de que los afiliados han coincidido en que la seria tarea de hacerle frente al coronavirus, es una responsabilidad venezolana, en la que el empresariado no puede estar ausente, y debe sentirse comprometido con todo lo que se traduzca en entender lo que significa actuar unidos.

Trabajar unidos, cumplir con las disposiciones vigentes y colaborar en la extensión eficiente de las disposiciones sanitarias, sin duda alguna, puede traducirse en resultados más reales y confiables. Y, de alguna manera, en la reducción de los plazos a los que las empresas están obligadas a mantener sus puertas cerradas, porque sus trabajadores deben permanecer en sus hogares.

Siguiente entradaLeer más artículos

Deja una respuesta